30/10/16

Positivo

"Yo no soy una persona Negativa, yo pienso siempre positivamente, todo lo malo que va a pasar..."

29/10/16

No tocar sin antes observar. Entiende en tu mente, respeta su poder, armoniza. Desenvuelve tu potencial, hazte de calma y deja volar. Es interesante que no se respete, cuando luego lo piden a quien se cruce. Es fácil engañar hasta que te rebalsa la suciedad. Es difícil ser bueno, interesado, calmo, respetuoso. Para el camino fácil está el aburrido, el ignorante, el que hueco tiene su cráneo, el que su alma pesa más que su cuerpo, al que por dentro no se lo ve. Pero el difícil es para aquellos con potencial, con aprendizaje, aquellos que su luz es más luminosa que el Sol. Relajados de lo cotidiano, limpiando y limpiando el camino sucio que el fácil dejó. A veces nos toca barrer nuestra propia basura. Pero si lloras y decides la soledad, debes caminar. Alguien del otro lado, que realmente brilla tanto como vos, habrá. Nunca dejes de caminar, pero no busques, deja que las sensaciones de la energía te encuentren...

25/10/16

Hola... estás ahí? Quiero verte sonreír


Tamy, una maravilla de persona, impecable, siempre tiene algo para decir, siempre te acompaña. Sensible, un libro con mucho para leer. Apasionada, llena de fuego. Inteligente e intelectual. Graciosa, educada, sin aires de soberbia. De gala y de entre casa. Stiletto y Deportiva. Sencilla. Preciosa. Ojos llenos, mirada atrapante. Sonrisa extra agradable. Un tono de voz reconfortante. Podría asegurar una piel suave y un abrazo profundo. Transmite energía pura, de sólo recordar se me eriza el cuerpo y se estremece mi alma.

Te extraño... Mucho.
"Es inevitable, cuando aparece, te relajas por completo..."

Es una larga noche, las veredas mojadas, una suave y constante lluvia sigue en pie, parece acabar pronto, pero ya estoy en camino y no puedo retroceder. Mis pies pesan y ya no puedo respirar. Todavía puedo ver su rostro sonriendo.

Han pasado unos pocos días desde que volvió para despedirse, me hizo llorar todo lo que no pude. Apretó fuerte mi mano y sólo cerré los ojos para verlo, las lágrimas escaparon, huyendo del cuarto dónde las había metido, respiré profundamente, abrí los ojos y ahí estaba, era una sensación, sin imagen, pero su energía es inconfundible. Trajo sólo los mejores recuerdos juntos, esos abrazos, risas y todo lo que compartimos. No tuve tiempo para demostrar más, pero mal no hice. Volvió y se despidió.

Encendí uno a pocas cuadras de casa, de nuevo me siento relajado por completo, es inevitable, tenía que despedirme. Todavía tengo una parte de vos, para expresar a mi modo lo que nos unía, un lugar único será, Un lugar, para nosotros.

Dejé todo para hacer lo posible de que esto no pasara, se que voy a tener otras oportunidades. No espero nada nuevo, espero lo que dejé. No fui cuerdo, pero mi ser, mi esencia ya los deposité. Si quiere, sabe donde estoy. Quizás pueda perdonarme...
El tiempo es sabio, y nunca tan largo.
Aprende a esperar.
No consumas ansias.
Mueve lentamente cada pieza, teniendo "tiempo" para pensar el movimiento.

Deja que todo fluya, como el agua en la tierra.
Eleva tu alma, como el agua al fuego.
Mueve tu mente con la corriente, como el agua al viento.
El "Espacio" es nuestro entorno.


23/10/16

- ¿Qué tan posible es que dejes de recordarla?
- Cero %.

- ¿Por qué la seguís queriendo?
- Por que ella siempre estuvo. No se cansó en ningún momento, luchó hasta el último suspiro. Y la lastimé, me quise mostrar fuerte y estaba más frágil como jamás lo estuve. Estaba rebalsada mi mente, pero nunca lo comprendí, seguía dejando entrar a las personas como si tuviese caminos para mostrarle... Pero todo terminó en un laberinto para mí y un momento agrio para los demás. Nunca había mostrado desinterés, nunca había dejado de lado a la gente que me quería. Siempre perdoné hasta a mi enemigo. Pero con ella por sobre todos, fui lo peor. Ella realmente me quería, yo igual, pero no supe demostrarlo... Pequeñas mentiras que no justificaban a ninguno, pero que si las sumamos, le darías la razón.
Sin embargo, ella volvió a aparecer, pero otra vez todo lo confundí. No se si ya estoy listo, pero ayer pude despedirme y sentí que me liberó. Pude sentirlo, estaba ahí, sosteniendo fuerte mi mano y es como si dijera: -"Ya está, ya pasó... Hiciste todo lo que estaba a nuestro alcance."- No dudé en desprender de mi los ríos de lágrimas acumulados de días, semanas, meses. Y hasta hubiese agradecido poder decir años, pero no alcanzó ni al primero. Y todo esto que acumulado tenía, se vió descargado en ella, cuando ella sólo supo darme y devolverme... Amor.

- ¿Y que sentís ahora?
- Un vacío que sólo puede ser llenado con su abrazo, su sonrisa. Y con sus ojos. En sus ojos, su mirada, hay algo más que una simple persona. Hay luz, futuro, un camino. Hay tanto para expresar, hay tanto de lo que me arrepiento. Sabiendo y entendiendo lo mucho que me quería y necesitaba, sólo pude fallarle y eso no soy yo...

- Sentís frustración...
- Exacto... Y aunque mis lágrimas no reparen la unión. Es lo único que me queda. Ya no me siento ni parte de esto que fui hasta ahora, no negando mi vida, pero si queriendo que sólo sea un pasado, no el presente, ni el después. Ahí es donde todo tiene que cambiar. En empezar de nuevo, siendo yo, sin ser lo que fui. Enfrentarla cara a cara, y sentir el todo tan cerca como sea posible. No siento, no deseo algo más, que sólo ese abrazo.

- ¿Nada te cambiaría?
- No lo creo.

- ¿Sin importar si tiene su vida planeada?
- Yo la quiero y siempre tendrá mi respeto por sobre lo demás.
Pero... Será lo que deba ser. Serás lo que quieras ser.




"A veces puede ser tarde, pero prefiero pensar mi acto, que justificarlo en el camino." - Cristian A. Iriart.



18/10/16

13 de Octubre 23:33hs

No encontré razón para permitirme decir adiós. Pero todo a mi alrededor me obligó. Lo hechos fueron más allá de mis ideas, de mi realidad.
Llegué hasta encontrarme conmigo mismo, y no pude evitarlo, tuve que despreciarme. Sentir culpa y placer, sentir que todo se perdió y que todo lo gané.
Entre el ayer y el hoy, no hay mas diferencia que tu presencia.
Ayer era un café... Hoy tus ojos secos.
Tu cuerpo más quieto que nunca, frío, color a nada. Pero todavía había energía. Te sentía.
Yo ya lloré en el primer momento, como observando el futuro. Pero aunque prevenido estuve, no existen palabras, ni expresiones, que admitan tu ausencia.

Abrazarte, renegarte, ponerme tan duro como tan blando. No importa, si al final, te sonreí, y te abracé.

Fuiste, Sos y Serás... Papá!