29/3/16

"Escandinavia en mi paladar…"

En aquella mesa de madera habíamos forjado nuestroreino, sellado las condiciones y pensado nuestro futuro.

Las embarcaciones ahogándose para rescatarlas, aquel mar que no paraba de llenarse. Bebimos hasta la sequedad y condujimos nuestro presente hacia el futuro. Encuentros con nuestro ser.

Tus palabras siempre fueron lo único que pude oír entre tanto barullo. Esos finales de pasión, victoria y amor hicieron de mí un gran hombre. Hicieron de mí lo que siempre seré. Un Guerrero, quien te encontrarás y cruzarás cada vez que lo desees. Son tus palabras las que quiero oír, tu cantar, tus historias.

Tus recuerdos, tu poder… Tu suelo, nuestro suelo.

Siempre seremos, viviremos y seremos canción. Y en cada tono y vibración nuestras espadas se escucharán, nuestros rostros renacerán y nuestros dioses lo sabrán.

"En mis pies..."

Camino lentamente, registraba cada paso entre el frío pasto del anochecer, las pequeñas olas ensordecían mi caminar. Solo, bajo la luz de la luna, encontré cierta y única paz en mí. Podía sentir el suave viento rozarme el rostro y darme pequeños escalofríos. Podía respirar tan profundamente que mi pies, flotaban…

Esa mañana de sol, fresca y otoñal sentía mi ser del otro lado del mundo. Podía oír cada ruido, cada movimiento, podía sentir el todo. Me frené a oler e identificar cada aroma, a seguir un camino.

Tenía una vía por donde transitar; y allí fue donde llegué, un pueblo oscuro, casi abandonado y arboladas por donde se mire. Oía los mates terminando de vaciarse en la suave absorción de su bombilla. Risas, gozo y buen trato. Lo tenía todo, salvo por aquellas caras largas de soledad. Parte de su energía era intensa y atractiva. No había quién no te saludara. En cierta parte de las vías, comenzaba otro camino. El chamán ahí aguardaba la llegada del futuro y la ponía ante tu vida, sus palabras no existen, sus movimientos son inconclusos, pero ya lo sabes. El agradecimiento solo se concreta al tiempo.

Allí estaba otra vez, perdido, caminando lentamente… Bajo la luz de la luna, volviendo al frío pasto.

"En Ti como en Mi"

En tus palabras leí esperanza…
En tu música escuché fuerza…
En ti imagino acción y suavidad.


Tu mirada abarca al mundo y más allá también.
Tu sonrisa me divierte, mientras que tus palabras lo dicen todo.

Tan simple como compleja.
Tanta perfección en tu interior.


No dejes de leer, si lo haces mis manos dejarán de existir.
Mi corazón se partirá y mis pies dejarán de avanzar.


Corregimos nuestro ser.
Para vos y para mi.