17/11/14

"Sólo. No..."

Mis alas hoy descansan esperando su viaje... Sedientas y hambrientas. Queriendo escapar hacia más allá. Tu voz y tu sonrisa se mezclaron entre la espesa niebla. Tambores estremecen, suenan sin parar, una sinfonía en mi piel. Hoy tocan el piso, mientras que mañana sacuden los cielos. Una figura arribó de muy lejos, de entre los escombros y el cemento de la ciudad, su luz me iluminó. En el momento que tu luz dejó de brillar, más allá del suelo caí, como si algo me arrastrase a las cuevas del infierno. Mis alas quemadas del calor, mis venas estallando...